Cosmeticorexia: claves para mantenerse a salvo

cosmeticorexia

Cada vez hay más personas esclavas de su imagen, que cultivan su cuerpo y lo cuidan hasta llegar a un extremo obsesivo. Exceso de ejercicio (vigorexia), falta de una nutrición adecuada con el objetivo de mantenerse delgado (anorexia) y una de las últimas en llegar, la cosmeticorexia.

¿Qué es la cosmeticorexia?

Se trata de una adición a los cosméticos. Las personas adictas se caracterizan por una compra compulsiva de estos productos y una dependencia enfermiza de los mismos hasta el punto que su vida diaria se ve afectada. En ocasiones económicamente y a veces también sufriendo una merma en la salud de su piel que les hace ser todavía más dependientes.

La adición a los cosméticos funciona como cualquier otra adición. La persona obtiene un placer instantáneo al comprar el producto y también al aplicarlo, de manera que llega a ser dependiente de ese placer. Al usar los cosméticos, tanto cremas como productos de maquillaje, la persona se siente más bella y eso le provoca un placer. El usar cosméticos le permite corregir de forma rápida aquellas imperfecciones de la piel causadas por la fatiga, la contaminación, el estrés y en definitiva el ritmo de vida que llevamos actualmente.

Existen otras soluciones como mejorar la alimentación, trabajar la ansiedad y el estrés con ejercicio, relajación o la práctica de la meditación o el yoga. Son todo soluciones a medio plazo, pero en la sociedad de hoy, buscamos soluciones rápidas. Estamos acostumbrados a ello. Los cosméticos pueden convertirse en esa solución y puede convertirse en una adición si la persona no es capaz de hacer un uso razonable de los mismos.

¿Cómo se trata la cosmeticorexia?

  • En primer lugar conviene deshacerse de todos aquellos cosméticos acumulados en el armario del baño y que no usamos. Es imposible que la piel absorba la cantidad ingente de productos que a veces nos empeñamos en utilizar. Déjate asesorar por un experto en cosmética sobre cuáles son los productos esenciales que tu piel necesita y olvida lo demás. No es necesario.
  • Además, para tratar esta adición puede ser necesario ayuda psicológica. Un psicólogo, un terapeuta o un coach puede resultar decisivo a la hora de enseñarte a manejar las emociones negativas o la baja autoestima y además te acompañará en el proceso guiándote y motivándote.
  • Las Flores de Bach pueden ayudarte a calmar la ansiedad y la inseguridad así como mejorar tu fuerza de voluntad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio