SOBRE EL ESTRÉS Y OTROS MENESTERES.

El estrés constituye el gran mal de nuestra sociedad actual. Mantenido fomenta la disbiosis intestinal o irregularidad microbiana que se traduce en aumento de la producción de gases e hiperpermeabilidad intestinal. Consecuencia directa de la permeabilidad, es la síntesis de citoquinas proinflamatorias y consiguiente activación de la amígdala cerebral, mecanismo fisiológico que se relaciona directamente con la ansiedad, el dolor crónico y otros males de hoy en día.

En el intestino se encuentra el 80% de nuestro sistema inmune innato.
Lo que comemos y cómo absorbemos los nutrientes constituye la base de nuestra salud, por lo que se hace necesario conocer el estado de la flora intestinal (las bacterias proteolíticas productoras de gases, bacterias sanas, hongos y parásitos).

La excesiva preocupación produce la liberación de proteínas responsables de la comunicación intercelular llamadas citoquinas inflamatorias. En presencia de estas sustancias, la amígdala cerebral se activa más y para constrarrestar se activa el córtex prefrontal, si la persona se se siente ilusionada. En pacientes con dolor crónico esta zona del cerebro está menos activa, luego se está produciendo menos dopamina, también llamada hormona de la alegría.

Además en el intestino se fabrica alrededor del 80-95% de la serotonina, hormona serotoninade la felicidad, cuya unión a plaquetas hace posible su acceso al sistema nervioso central al atravesar la barrera hematoencefálica. La serotonina es la base del bienestarUn intestino intoxicado fabricará menos serotonina lo que se traduce en estreñimiento, depresión e irritabilidad (tristeza que no culmina en llanto), problemas para dormir, dolores cronificados, dolor de cabeza, manos y pies fríos. Las personas con depresión y angustia tienen estreñimiento o alteraciones digestivas como es el caso del colon irritable.

Además de la serotonina, existen una serie de neurotransmisores como la dopamina, el óxido nítrico y el GABA también involucrados en la salud intestinal. Se han encontrado bacterias específicas que fabrican serotonina y GABA. A una persona deprimida hay que suplementarla con probióticos, para que la producción de estos neurotransmisores sea la correcta.

Es muy importante llevar en estos casos una dieta baja en proteína animal y rica en fruta y verdura, suplementar con probióticos y prebióticos para aumentar la síntesis de ácido butírico que propicie un ecosistema intestinal saludable.

El tratamiento ha de ser individualizado ya que podemos encontrarnos muchas situaciones.  Por ejemplo, una persona deprimida con buenos niveles de serotonina pero que sufre de alteraciones de la membrana celular, no pudiendo acceder adecuadamente la serotonina al interior de las células. En estos casos la suplementación es muy importante.

De cualquier forma, en todos los casos se recomienda una desintoxicación profunda. Es esencial que los sistemas de eliminación hepático, renal, linfático e intestinal filtren convenientemente.

Mostrarse agradecido cada día se convierte en una obligación si pretendemos estar sanos. Cambiar la ser_agradecido_y_felicidadperspectiva nos hace ver cosas buenas de nosotros mismos y de nuestro entorno,  algo crucial si pretendemos mantener las mejoras en el tiempo y evitar recaídas. La meditación es una buena práctica para conseguirlo. Está comprobado que las personas que meditan tienen el córtex prefrontal más activado.

El primer paso para mejorar la salud es estar bien asesorado por un profesional competente. La mayoría de las personas piensan que su dolencia no tiene solución por ser crónica o hereditaria. Como bien dijo Feuerbach en su escrito “Enseñanza de la alimentación”, somos lo que comemos, por lo que nuestra alimentación ha de basarse en lo que metabolizamos y absorbemos. Es fundamental desintoxicarse periódicamente, hacer algo de deporte y sobretodo ser positivo, y de cuando en cuando permitirse un capricho.

Inmaculada Méndez.

Licensed Practitioner of Neuro-Linguistic Programming. Richard Bandler Institute. Osteopatía visceral y Biosíntesis.

 

SUBIR